"La obesidad se ha convertido en una enfermedad crónica, que afecta a un importante número de la población."

Dra. Eliana Reyes - Estoril 120, Oficina 812
Tel.: 562 29541740

Noticias


distension
Nutrición y Cognición

Un estudio reciente mostró que los adultos mayores con una ingesta elevada de flavonoles (equivalente a 1 ración de verduras de hoja verde al día) presentaban una disminución de 32% del deterioro cognitivo.
Tres componentes específicos de los flavonoles, el kaempferol, la miricetina y la quercetina, se asociaron especialmente con una tasa de deterioro cognitivo más lenta.

Los flavonoles son una subclase de flavonoides que se pueden encontrar en vegetales: cebollas, lechuga, tomates y frutas: manzanas, uvas, así como en algunos tés y vinos.
La evidencia había demostrado previamente que algunos componentes de flavonol revirtieron las características histológicas de la enfermedad de Alzheimer en ratones. Esta nueva investigación también muestra el potencial de beneficio en humanos.

El estudio incluyó a unos 960 participantes (promedio de edad, 81 años). La mayoría de ellos eran mujeres (75%) y blancos (98%). Durante una media de 7 años de seguimiento, rellenaron un cuestionario nutricional anual y completaron pruebas cognitivas y de la memoria.

El grupo con la menor ingesta de flavonoles consumía unos 5 mg/día, mientras que el grupo con la mayor ingesta consumía un promedio de 15 mg/día. La cantidad promedio de ingesta de flavonoles en los adultos estadounidenses es de unos 16 a 20 mg/día. Los participantes con la mayor ingesta de kaempferol tenían una tasa deterioro cognitivo 32% más lenta que los que tenían la ingesta más baja. Aquellos con la mayor ingesta de quercetina tuvieron una tasa de deterioro cognitivo 30% más lenta. Los que consumían más miricetina tenían una tasa de deterioro cognitivo 31% más lenta.

En el lado opuesto de la conexión entre alimentos y cerebro, un estudio reciente reveló que una dieta alta en alimentos ultraprocesados aumenta el riesgo de demencia. Los investigadores analizaron el consumo de alimentos ultraprocesados en más de 70.000 individuos sin demencia al inicio del estudio (promedio de edad: 61,6 años). En el curso de 10 años de seguimiento, se desarrollaron las siguientes afecciones:

  • Demencia: 518 participantes
  • Enfermedad de Alzheimer: 287 participantes
  • Demencia vascular: 119 participantes
  • Demencia no especificada: 112 participantes
En el grupo de menor consumo, los alimentos ultraprocesados representaban 9% de la dieta diaria (una media de 225 g/d). En el grupo de mayor consumo, los alimentos ultraprocesados representaban 28% de la dieta diaria (814 g/d). En comparación con los que consumían menos alimentos ultraprocesados, el riesgo de demencia en los de mayor consumo aumentaba 50% (hazard ratio [HR]: 1,51; p < 0,001). El riesgo de demencia vascular aumentó a más del doble (HR: 2,19; p < 0,01).

Fuente: Medscape 2022


 

 

Correo electrónico:
secretaria.ccer@gmail.com
drareyes@obesidad.cl

Teléfono: 562-29541740

Instagram: @draelianareyes

Ubicación
Estoril 120, oficina 812
Las Condes, Santiago, Chile.


Diseño y Desarrollo Web, ideagrafica.cl